MI JEFE NO ME PAGA, ¿QUÉ HAGO?

 

Estreno esta sección de la web, con el presente artículo, tratando un tema que es consulta habitual por parte de los clientes cuando su jefe adeuda una cantidad.

El impago de salarios, desde el inicio de la crisis en España, se ha convertido en una situación que los trabajadores sufren habitualmente. Ya sea por desconocimiento o por temor a ser despedidos, los empleados no saben cómo ni cuándo reclamar esas cuantías adeudadas.

 

RECLAMA TU SALARIO, ES TU DERECHO, Y, CUANTO ANTES LO HAGAS, MÁS POSIBILIDADES TENDRÁS DE COBRARLO

nomina_0

 

Si la empresa te adeuda la totalidad o una parte del salario fijado según el Convenio:

En primer lugar, conviene que hables con tu jefe o la persona encargada de abonar los salarios, para ver a qué se debe el impago.

¿CUÁNTO DEBO ESPERAR SI LA CONVERSACIÓN ES INFRUCTUOSA Y NO SOLUCIONA EL PROBLEMA?

 

Popularmente, existe la creencia errónea de que hay que esperar tres o más meses para reclamar una nómina o parte de ella. Se pueden dar los siguientes escenarios:

  1. Mi empresa me debe uno o dos salarios, o bien una parte de ellos: Se puede iniciar la reclamación en el momento en que uno no ha cobrado y debería haberlo hecho, aunque conviene esperar un mes. En este caso, el trabajador únicamente puede optar por la reclamación de la cuantía debida, siempre que no haya pasado más de un año desde que debió percibirse.
  2. Mi empresa me debe tres o más salarios: Esto supone que el empresario ha incurrido en un incumplimiento que permite optar al trabajador por la extinción del contrato de trabajo, además de la reclamación de las cantidades. De declararse el contrato extinguido, la indemnización a percibir es similar a la del despido improcedente, conservando el derecho a la prestación por desempleo.

Como es lógico, cada caso ha de valorarse individualmente, ya que pueden existir particularidades como el conocimiento por parte de los trabajadores de retrasos en los pagos, acuerdos de reducción de horas de trabajo, expedientes de regulación de empleo (E.R.E.), etc., que impedirían obtener un resultado favorable.

¿CUÁL ES EL PROCEDIMIENTO A SEGUIR?

 

I. CONCILIACIÓN: La Ley Reguladora de la Jurisdicción Social, exige que debe interponerse, en primer lugar, la papeleta de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC). El acto de conciliación consiste en intentar llegar a un acuerdo con el representante de la empresa para abonar los salarios adeudados y, si fuera el caso, extinguir el contrato de trabajo.

Debemos ser cautelosos cuando llegamos a acuerdos en el SMAC, porque si la empresa no los cumple, el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) no cumplirá en su lugar.

II. DEMANDA: Si no se ha llegado a un acuerdo en el acto de conciliación, se debe interponer la Demanda de Reclamación de Salarios o de Extinción del Contrato de Trabajo, según proceda.

III. JUICIO: Habrá un intento previo de acuerdo ante el Secretario Judicial; si este es negativo, se celebrará la Vista Judicial de inmediato.

IV. SENTENCIA: El Juez de lo Social resolverá la condena o no de la empresa a abonar las cantidades debidas o, si fuera el caso, la estimación o no de la extinción del contrato de trabajo.

¿TENGO QUE SEGUIR ACUDIENDO AL TRABAJO HASTA QUE HAYA SENTENCIA?

No es sencillo dar una repuesta rotunda a esta pregunta. La regla general determina que el contrato sigue estando vigente y, por lo tanto, EL TRABAJADOR SÍ DEBE SEGUIR ACUDIENDO A TRABAJAR, hasta que se declare la extinción del contrato. Como en todo, se han dado excepciones, y el Tribunal Supremo ha llegado a permitir la incomparecencia del trabajador a la actividad laboral, por ir contra la dignidad moral; e incluso, la firma de un nuevo contrato con otra empresa. Todo puede ser estimado por el Juzgador, pero el riesgo de la situación la asume el trabajador.

Espero que este artículo sea de utilidad y permita aclarar las dudas acerca de cómo y cúando se puede reclamar el salario.

No dudes y consúltanos

 

www.antoniomartinabogado.com